miércoles, 25 de febrero de 2015

Y nos tocó el lado oscuro de Marte...


El día a día de este 2015 cambió radicalmente mi rutina y me ha sobrepasado, motivo por el cual no he podido escribir. Pero los recientes acontecimientos no me permiten permanecer callada. A quienes me reclaman que como astróloga debo ser neutral, lamento desilusionarlos. No hay forma de ser neutral, no hoy, no ahora. Soy humana, soy ciudadana, soy venezolana, además de ser astróloga.

Viendo a la Venezuela de hoy en día, sólo puedo pensar en Marte (Ares en la mitología griega).

Marte era el dios de la guerra. Resumiendo lo aprendido en los cursos de la Dra. Magaly Villalobos, “de Ares se decía que el campo de batalla era su reino, la lucha con los soldados era su placer y la sangre derramada era su triunfo. No peleaba por algún ideal ni contra algún enemigo en particular, sino por pelear. No respetaba leyes, por lo tanto su lucha no tenía que ver con la justicia. No protege ni al valiente ni al cobarde. Reparte golpes al acaso.”


Marte recorría los caminos y aterraba a los viajeros en las encrucijadas, en compañía de sus hijos Deimos y Fobos (traducidos: miedo y terror), y de su “pana” Eris (la discordia). La violencia y la violación están asociadas a Marte. Otras “dulces” palabras también son: agresión, guerra, conflicto, ambición, individualismo, regocijo en las batallas, ambición voraz de poder, muerte, armas, accidentes, heridas y cortes, quemaduras, cirugías y operaciones, violencia, naturaleza animal del ser humano. No en vano los antiguos lo llamaban “el maléfico menor”.



En Astrología, representados por Marte están los militares, policías, malandros, ladrones y gente violenta en general. Creo que no hace falta que explique más de qué se trata este planeta: lo vemos a diario.

Ahora bien, como toda moneda, Marte también tiene otra cara. La competencia, la lucha por el triunfo, la adrenalina imprescindible para la supervivencia. Tiene que ver con la toma de iniciativas, con ser pionero. Bien utilizado puede ser rápido y preciso, tener fuerza y valor. En Marte vemos al iniciador, ejecutivo, competidor, impulsivo, entusiasta, valiente, independiente, dinámico, rápido, a la persona que vive en el presente. Marte también representa a los médicos cirujanos, deportistas, herreros, carniceros, a nuestros músculos y nuestra sangre, que nos da vida.



Cuando miro a Venezuela, no encuentro el lado luminoso. Sólo veo militares, policías y malandros, armados hasta los dientes, acabando con la vida de miles de venezolanos de todas las edades, clases sociales y creencias. Aupados por un gobierno que ha redactado un decreto que da luz verde a un descerebrado que dispara por la espalda y a sangre fría, según su pobre criterio. Un gobierno que ha instaurado la pena de muerte cuando el derecho a la vida es lo primero que está consagrado en la constitución. Ante la venda del Tribunal Supremo de Justicia, a cuyos magistrados les quedó grande el nombre de esa institución, que no dicen ni pío por semejante violación, cuyos efectos hemos visto multiplicarse en esta semana. Si se respetaran a sí mismos, a las leyes y a la nación, ya debería haber anulado ese decreto, por inconstitucional.

La Fuerza Armada, que en cualquier país está para defender a su pueblo, está aliada con los malandros, matando a su pueblo, en el mismo saco del lado más oscuro de Marte.



Un presidente que arenga a “su” pueblo a que salga con la FAN a pelear contra el “otro” pueblo, y que justifica la muerte de un niño de 14 años porque “pertenece a una secta de la derecha”. Es decir, si perteneces a una secta de la derecha, mereces estar bien muerto. Y todavía hay quien le cree.

Un pueblo que va por las calles desesperado buscando comida, cayéndose a golpes por un pollo o unos pañales, más de Marte. Que en esta distracción, anda “lobotomizado” sin capacidad de reacción contra su opresor.

Un pueblo que pidió el regreso de Pérez Jiménez, y el Universo se lo concedió: ahora vemos tortura y castigo para el que piensa diferente, censura y “hegemonía comunicacional”, con el agravante de ninguna estructura construida, que sí dejaron Pérez Jiménez y Gómez. El error de este pueblo fue abrir las puertas a los militares. Cuando intentó despertar, hubo un 11 de abril, y el 13 los militares (otra vez Marte) lo regresaron para atornillar el sistema que tenemos hoy. Esta es la herencia que ha dejado el “intergaláctico”: la incapacidad de entender diferencias, de practicar el “brain-storming”; la instalación del “yo mando-tú obedeces”; la corrupción, el autoritarismo, el caos y el retroceso. Un 4 de febrero bueno y un 11 de abril malo. El lado más oscuro de Marte se instauró en Venezuela, bien asesorado por el castrocomunismo cubano.

¿Cómo vamos a salir de esta oscuridad? No se me ocurre otra cosa que caer al fondo del foso, para morir y regenerarnos, es decir, echar mano de Plutón. Y eso son palabras mayores, muy mayores. Plutón va por debajo, no se nota, no se ve, hasta que explota, como la bomba atómica, como una cloaca que se rompe abruptamente. A veces me da por pensar que ya estamos en este proceso. Que no hay tal “lobotomización” sino una procesión que va por dentro, por debajito. ¿Cuándo explotará? No debe faltar mucho. Hay un revocatorio en 2016, elecciones parlamentarias en 2015, o situaciones impensables en este mismo periodo.

Yo, en este momento, conectada con lo más oscuro de mi sombra y de mi indignación, sólo puedo desearle a los asesores castrocomunistas cubanos, que han traído la maldad, el “sapismo” o “compatriota-cooperativismo”, la intolerancia y la muerte a Venezuela, que se tengan que ir muy pronto de aquí, con el rabo entre las piernas, como las primeras ratas cuando el barco se hunda. Y a los militares, policías y malandros, que se conviertan en una especie en extinción, para que también se acaben las guerras y el tráfico de armas, y podamos entrar por la puerta grande a la Era de Acuario, la era de la humanidad, que no acepta tal barbarie como es el lado más oscuro de Marte. Y al pueblo le deseo que hayamos aprendido muy bien la lección, de no dejar nunca más que los militares se empoderen, porque han demostrado haber infectado todas nuestras instituciones con el abuso, el autoritarismo y la corrupción (por no hablar de la incompetencia, ineficacia e ineficiencia), como cuando Pérez Jiménez y Juan Vicente Gómez. Que dejemos atrás el facilismo y tomemos el trabajo como valor. Que recuperemos la vida como valor. Que nos conectemos con el lado luminoso de Marte: la lucha por el progreso y por el logro de nuestras metas. Es urgente.





Ariadna Flores Vitelli
Astróloga y Tarotista.

Para consultas y cursos de Astrología y Tarot, escríbeme a: astroariflores@gmail.com
Sígueme por Twitter: @florari, y por Instagram: @astroariflores.
Adquiere tu Calendario Astrológico Electrónico 2015 por: astroariflores@gmail.com

1 comentario:

  1. Wowww excelentes palabras que describen igualmente mi sentir!

    ResponderEliminar